Pedales 

Dales a los pedales de tu bicicleta la importancia que se merecen. Los pedales son la base que hace funcionar todo el engranaje para poner en marcha la bici. Un buen apoyo y un buen agarre son fundamentales para optimizar cada pedalada y para evitar accidentes y malas posturas.

Si eres un ciclista experimentado ya habrás descubierto la diferencia de comodidad y velocidad que supone comprar pedales para bicicleta de calidad. Si estás empezando, déjanos aconsejarte.

Hay un pedal ideal para cada tipo de ciclista. En Ciclos queremos que encuentres el tuyo con facilidad y para ello ponemos a tu disposición un amplio catálogo de pedales y complementos. Aquí puedes comprar pedales automáticos para ruta o MTB, calas, pedales mixtos, pedales simples y calapiés, así como pedales de plataforma.

por página

Sólo pedales KEO

14,90 €
Showing 1 - 60 of 211 items

Por muy sofisticado que sea el engranaje de tu bicicleta, sin unos buenos pedales, no vas a conseguir aprovechar su potencial al máximo. Los pedales son un componente para bicicleta que parece prácticamente insignificante para los no entendidos, pero en cuanto empiezas a practicar el ciclismo y te metes en el mundillo te das cuenta de la importancia crucial que tienen.

Y es que comprar los pedales para bicicleta adecuados tiene repercusión sobre tres aspectos fundamentales en la conducción: la velocidad, la seguridad y la salud del ciclista.

Los pedales son el principal punto de apoyo y de impulso de toda bicicleta. A través de ellos se activa todo el mecanismo que permite mover las bielas y poner en marcha la máquina. Un buen pedal es el que te garantiza la sujeción suficiente para que el pie se ‘funda’ con la bicicleta y el mecanismo de impulso no se pare ni se distorsione en ningún momento. Solo así se consigue optimizar la velocidad de la bicicleta.

Por otro lado, a la hora de comprar pedales para bicicleta, la seguridad es uno de los grandes factores que hay que tener en cuenta. Es fundamental que los pedales sujeten bien el pie para evitar que resbale. Un resbalón puede tener consecuencias nefastas y provocar serios accidentes tanto en ruta como en la montaña, así que este es un punto al que hay que otorgarle la importancia que se merece.

Por último, el agarre que ofrecen los pedales de bicicleta de calidad tiene otra consecuencia fundamental, que es la de garantizar que el ciclista está siempre en una posición óptima. Esto repercute sobre la salud, porque evita lesiones en tobillos, espinillas, rodillas y muslos e incluso en la espalda. El hecho de no tener que estar pendiente de si el pie está bien colocado o no aporta tranquilidad y permite disfrutar más de la pedalada.

Comprar pedales para bicicleta: tipos y cómo elegirlos

Los pedales para bicicleta se han sofisticado mucho en los últimos años. En la actualidad, existen multitud de modelos diferentes, con prestaciones muy variadas. Cada modalidad de ciclismo requiere un tipo de pedal distinto. En Ciclos Campuzano encontrarás una selección de los mejores, al mejor precio.

A la hora de comprar pedales para bicicleta, te vas a encontrar cuatro grandes tipos: pedales automáticos, pedales simples, pedales simples con puntera (o calapiés) y pedales de plataforma.

La diferencia fundamental está en el tipo de agarre o sujeción que aportan. Los más básicos son los pedales simples, que son los que incluyen las bicicletas de gama baja o bicicletas de gama superior diseñadas exclusivamente para utilizarlas en el entorno urbano. Y los más sofisticados y recomendados para practicar ciclismo de forma habitual ya sea en ruta o MTB, son los pedales automáticos, en los que el pie va enganchado.

Comprar pedales automáticos

Si practicas el ciclismo de carretera o de montaña, ya sea de manera profesional o amateur, tarde o temprano vas a comprar pedales automáticos para tu bicicleta. Y en cuanto los pruebes, vas a notar muchísimo la diferencia.

Los pedales automáticos para bicicleta son pedales en los que se fija el pie del ciclista, que queda enganchado a las calas través de unas zapatillas especiales. De ahí que en el argot ciclista se hable de calarse los pedales.

Las grandes ventajas de los pedales automáticos son:

  • La sujeción: Sin duda, los pedales automáticos son los que proporcionan un mayor y mejor agarre. El pie se funde con el pedal y es imposible que resbale.
  • La eficiencia: Llevar el pie calado en el pedal mejora muchísimo la eficiencia de la pedalada. Permite aprovechar al máximo toda la fuerza de cada pedaleo y utilizar todos los músculos adecuadamente. El rendimiento y, por tanto, la velocidad y la resistencia, son mucho mayores.
  • La seguridad: Los pedales automáticos evitan que el pie resbale del pedal y, por tanto, reducen el riesgo de accidente.
  • La postura: El uso de pedales automáticos garantiza que la postura de la pierna al pedalear es la adecuada y, en consecuencia, minimiza el riesgo de lesiones.

Puede que si estás empezando en esto del ciclismo te dé un poco de respeto usar pedales automáticos. Es normal que al principio cueste acostumbrarse a llevar el pie encajado en vez de suelto.

El principal temor suele ser no tener tiempo de desenganchar el pie del pedal en caso de perder el equilibrio por cualquier circunstancia. Es cierto que si no lo haces, el daño en una posible caída sería bastante mayor.

No obstante, el mecanismo de los pedales automáticos es bastante simple y sencillo. Se encajan con facilidad al poner el pie encima y de desenganchan también fácilmente con un giro de tobillo. Te aseguramos que apenas te llevará unos días acostumbrarte a los pedales automáticos.

Otro de los motivos de reticencia al uso de pedales automáticos para bicicleta es la obligatoriedad de usarlos con zapatillas especiales, que no resultan muy cómodas para andar. Es decir, que es un sistema ideal para pedalear, pero poco cómodo para compatibilizar la bici con otro tipo de actividades.

No obstante, por un lado, las zapatillas para pedales automáticos son cada vez más cómodas y versátiles. Y, por otro, existen en el mercado pedales automáticos mixtos, que por un lado se calan y por el otro no, para esos días en los que quieras usar tu bici para hacer recados o moverte por la ciudad.

Comprar pedales simples y calapiés

Los pedales simples son los que no ofrecen ningún tipo de sujeción ni enganche del pie. Vamos, los de toda la vida. Son los que suelen utilizarse para practicar el ciclismo urbano, en el que es necesario subir y bajar constantemente de la bici.

Para utilizar los pedales simples en carretera o en montaña, lo mejor es complementarlos con punteras, rastreras, rastrales o calapiés. Este complemento ofrece cierta sujeción al pie, que se introduce dentro, y a algunos ciclistas noveles les da menos miedo usarlo que usar los pedales automáticos, porque sienten que conservan más libertad para sacar o meter el pie cuando quieran.

A las punteras se les pueden añadir también correas para que la sujeción, el agarre y el impulso sean mayores, aunque para conseguirlo deben ir muy ajustadas y esto dificulta sacar el pie (más que con los pedales automáticos).

Comprar pedales de plataforma

Los pedales de plataforma son pedales que no llevan sujeción, pero que ofrecen un mayor agarre que los simples gracias a que son más anchos y tienen ‘pins’ antideslizantes.

Los pedales de plataforma se suelen usar para la práctica de algunas modalidades de ciclismo de competición como el BMX o el descenso, y también los usan ciclistas que aún no han dado el paso a los pedales automáticos pero buscan más sujeción y agarre que con los pedales simples.