Chaquetas y chalecos 

El frío, la lluvia o el viento nunca deben ser motivos para dejar la bici en casa. No dejes que el mal tiempo te impida disfrutar de tu pasión. Solo necesitas estar bien equipado, con una buena chaqueta para ciclismo o un buen chaleco cortavientos.

En el ciclismo, ser previsor es fundamental. Infórmate siempre del tiempo que hará antes de salir y ve siempre equipado, porque no hay nada más desagradable que rodar helado de frío, mojado o agobiado de calor.

En Ciclos Campuzano vas a encontrar una prenda de abrigo para cada circunstancia. Puedes comprar chaquetas de ciclismo de invierno o chaquetas más ligeras cortavientos. También chalecos cortavientos elaborados con los tejidos más tecnológicos y tan ligeros que no notarás que los llevas puestos. Elige el tuyo y que nada te detenga.

-Uso diario -Tejido frontal cortavientos resistente al agua -Panel trasero de malla para ventilación -Reflectantes en ribete e impresos en frontal y trasera -Posibilidad de guardarlo en el bolsillo trasero -Lycra en la zona de axilas -Interior suave en el cuello -Soporte de LED

33,99 € 39,99 € -15%

69,98 € 82,33 € -15%

38,09 € 44,81 € -15%

36,34 € 42,75 € -15%
Showing 1 - 11 of 11 items

¿Te da pereza salir con la bicicleta cuando hace mal tiempo? Eso es porque todavía no has descubierto las maravillas que puede hacer una buena chaqueta o un buen chaleco de ciclismo.

Está claro que el ciclismo es un deporte en el que el cuerpo está bastante expuesto a las inclemencias del tiempo. El frío y sobre todo la lluvia y el viento pueden complicar bastante las cosas y hacernos aborrecer el ciclismo si no estamos bien preparados.

Por suerte, en los tiempos que corren existen prendas de abrigo específicamente diseñadas para ciclistas de todo tipo y para circunstancias meteorológicas de toda índole. Solo tienes que encontrar la chaqueta de ciclista o el chaleco de ciclismo adecuados para las condiciones en las que vas a rodar. Y acompañarlos, por supuesto, de maillots, culottes y otro equipamiento acorde con las circunstancias.

Hay días en los que realmente cuesta salir de casa y en los que resulta increíble pensar que prendas tan finas como las chaquetas de ciclismo de invierno puedan llegar a abrigarte lo suficiente. Pero lo hacen.

Es sorprendente la evolución que han experimentado este tipo de prendas de abrigo para ciclismo en los últimos años. El reto no era fácil. Conseguir chaquetas de ciclista que aíslen del frío, repelan la humedad y el viento y que al mismo tiempo sean transpirables y no se conviertan en una sauna en cuanto empezamos a sudar.

En el caso de los chalecos, ocurre lo mismo. Son la prenda ideal para llevar el torso protegido del frío, el viento y la lluvia, sin tener ningún tipo de limitación en los brazos. Deben ser ligeros y transpirables y ajustarse perfectamente al cuerpo para que no se levanten ni molesten.

Todo esto se ha conseguido con el desarrollo de tejidos tecnológicos sorprendentes y diseños cada vez más avanzados y adaptados a la fisionomía y las necesidades de los ciclistas. Ergonómicos, ligeros y cómodos por encima de todo. 

Comprar chalecos para ciclismo: cómo elegirlos

El chaleco de ciclismo es una de las prendas de equipamiento más utilizadas, por su ligereza y comodidad. Vienen estupendamente cuando queremos llevar el torso protegido sin tener ningún tipo de limitación en los brazos. Además, sirven como elemento para propiciar la visibilidad del ciclista por parte de otros vehículos cuando se circula por carretera.

¿Estás pensando en comprar chalecos para ciclismo? Es una buena idea si vas a rodar en zonas de clima templado pero a primera hora de la mañana o a última de la noche, que es cuando más refresca.

¿Por qué? Porque los chalecos de ciclista son ligeros y apenas ocupan espacio. Son fáciles de poner y quitar, por lo que podrás prescindir de ellos en cuanto empiecen a subir las temperaturas y guardarlos en cualquier sitio sin que supongan una carga.

¿Cuáles son las principales ventajas de comprar chalecos de ciclista? Se usan fundamentalmente como cortavientos, es decir, para resguardar la zona del pecho del viento frío que golpea al ciclista al rodar a una determinada velocidad, de forma constante. Todos sabemos que resulta muy molesto.

Además, muchos de ellos son también de tejido impermeable, para repeler la lluvia, en el caso de que caiga.

Comprar chalecos de ciclista: materiales

Los chalecos de ciclismo suelen estar elaborados con una base de polyester, acompañada en la mayor parte de las ocasiones con lycra u otra fibra elástica para que se ajusten y adapten al cuerpo.

En la parte delantera, los chalecos de ciclismo suelen estar tratados con materiales especiales capaces de repeler el viento, como el G-wind, el windstopper, que son realmente revolucionarios, porque consiguen a la vez mantener el viento y el frío separados del cuerpo del ciclista y a la vez permiten la transpiración.

En la parte de la espalda, el tejido suele ser más ligero y transpirable, en muchas ocasiones tiene incluso rejilla.

Comprar chalecos de ciclista: características básicas

A la hora de comprar chalecos cortavientos, debes tener en cuenta que la cremallera sea fácil de abrir y cerrar y que esté protegida en la zona del cuello para que no sea molesta.

Los chalecos deben tener siempre algo de cuello, para evitar que el viento se cuele por esa zona.

Además, deben quedar siempre bien ajustados, pero sin apretar. Existen varias tallas y debes dejarte guiar por el fabricante para encontrar la tuya, en función de tu fisionomía.

Un plus en el chaleco es que sea también impermeable, aunque no sea su función principal.

Y es recomendable que sea de un color llamativo o con elementos reflectantes para que te sirva además como elemento de visibilidad y de seguridad.

Por supuesto, la ligereza es fundamental y también es recomendable que ocupe lo menos posible doblado, para poder llevarlo en la bicicleta sin problemas cuando te lo quites.

Comprar chaquetas para ciclismo cómo elegirlas

Las chaquetas para ciclismo son una prenda ideal para climas algo más fríos, o para utilizarlas en otoño o invierno. El hecho de llevar los brazos protegidos aporta bastante calidez, aunque hay ciclistas que prefieren llevarlos libres para ganar en maniobrabilidad y por eso optan por los chalecos salvo que la temperatura sea realmente heladora.

Existen muchísimos tipos de chaquetas para ciclismo, elaboradas con distintos materiales y más o menos gruesas en función del tipo de uso para el que estén diseñadas.

Básicamente, podemos dividirlas en dos grandes grupos: las chaquetas cortavientos y las chaquetas térmicas para invierno.

Las chaquetas cortavientos están elaboradas con tejidos similares a los de los chalecos, aunque es más habitual que también estén tratadas para ser impermeables.

Las chaquetas térmicas son algo menos ligeras, aunque con los tejidos de última generación se consiguen resultados estupendos. Su objetivo es, además de repeler viento y lluvia, mantener el calor del cuerpo en circunstancias meteorológicas muy adversas o con temperaturas muy bajas.

¿Cuándo comprar chaquetas para ciclistas? Cuando vayas a rodar en climas más fríos o en circunstancias más adversas. Combinadas con los maillots adecuados y con camisetas térmicas específicas, ofrecen resultados fantásticos.

Comprar chaquetas de ciclismo: materiales

Las chaquetas de ciclismo ligeras, tipo cortavientos, están elaboradas con materiales muy similares a los de los chalecos cortavientos.

En el caso de las chaquetas térmicas, el reto es conseguir que mantengan el calor y que a la vez sean transpirables, para que no se conviertan en una sauna cuando sudemos y acabemos cociéndonos dentro. Es sorprendente cómo ha evolucionado el mercado de chaquetas térmicas para ciclismo. Los tejidos como el windstopper, thermolite, thermocool, shoftshell o goretex consiguen resultados fantásticos.

Comprar chaquetas de ciclista: características básicas

Lo más importante a la hora de elegir una chaqueta de ciclista es que sepas bien las condiciones meteorológicas y la temperatura a la que vas a rodar de forma habitual.

Existen chaquetas que se adaptan a la temperatura exterior y la regulan, de forma que resultan estupendas para usarlas en un rango muy amplio de temperaturas. Pagarás un poco más por ellas, pero salvo que vivas en climas extremos, podrás usarlas casi todo el año.

El tipo de cremallera, el diseño y el acabado de las costuras también es importante. Debe quedarte como un guante, ni ancha ni muy ajustada, para que te resulte cómodo manejar la bici con ella puesta.

La ligereza y transpirabilidad son dos de las características que todos los ciclistas buscan en una chaqueta.

Deben mantener el calor, favorecer la transpiración y repeler tanto el viento como la lluvia.