Componentes electrónicos 

Consigue la máxima potencia y autonomía para tu bicicleta con los componentes electrónicos adecuados. ¿Estás pensando en comprarte una e-bike? Ten en cuenta que cualquier bicicleta puede convertirse en bicicleta eléctrica con los componentes adecuados. Versatilidad y ahorro con las mayores prestaciones.

¿Sabías que es posible comprar un kit de componentes electrónicos para bicicleta que te permite regular la potencia mediante el uso de una o dos baterías? En Ciclos Campuzano lo tienes a tu disposición.

Ficha también nuestros motores delanteros o traseros para todo tipo de ruedas y máquinas. Para ciclismo urbano o de montaña.

Compra tus componentes electrónicos para bicicleta en cómodos plazos y déjate aconsejar por nuestros expertos.

Showing 1 - 7 of 7 items

Una bicicleta eléctrica o e-bike es, en definitiva, una bicicleta común a la que se le añaden componentes electrónicos que nos ayudan en cada pedaleo a que el impulso, el desplazamiento y la velocidad sean mayores.

Por eso el alma o el corazón de toda bicicleta eléctrica son, precisamente, estos componentes electrónicos. De su calidad, su diseño y sus prestaciones va a depender la autonomía y la potencia que podrás alcanzar con tu e-bike, o con tu bicicleta tradicional reconvertida en bicicleta eléctrica.

Fundamentalmente, los componentes electrónicos de una bicicleta eléctrica son: el motor, a batería y el controlador y el sensor de pedaleo. En ocasiones también incluyen acelerador, pantalla y navegador.

Componentes electrónicos para bicicleta: motores para bicicleta

El motor eléctrico es el responsable de impulsar la bicicleta, a través de la energía que recibe de la batería o las baterías.

Existen dos tipos de motores para bicicleta en el mercado, los de escobillas y los brushless. Los primeros utilizan escobillas para realizar el cambio de polaridad, mientras que los segundos no las necesitan. Los motores brushless son actualmente los más extendidos.

Otra diferencia fundamental en lo que a motores para bicicleta se refiere es su ubicación. Así, tenemos motores delanteros, motores traseros y motores centrales.

  • Los motores traseros: Son los más extendidos. Se colocan en buje de la rueda trasera. Son los que permiten mayor maniobrabilidad y agarre en circunstancias más extremas, por eso son los más recomendados para montaña. Aunque también son los más instalados en las bicicletas urbanas.
  • Los motores delanteros: Son más fáciles de montar y permiten que el peso de la bicicleta esté mejor repartido. Ten en cuenta que el número de componentes en la parte trasera siempre es mayor. Se usan en bicicletas eléctricas urbanas.
  • Los motores centrales: Tienen la ventaja de permitir un equilibrio de pesos óptimo. Todavía están poco extendidos.

Comprar componentes electrónicos para bicicleta: baterías para bicicleta

Aunque muchas veces le demos más importancia al motor que tiene nuestra bicicleta eléctrica, o cierto es que a la hora de comprar componentes electrónicos para bicicleta lo que más marca la diferencia es la batería.

Existen grandísimas diferencias entre las baterías para bicicleta eléctrica que existen en el mercado, en cuando a la energía que son capaces de almacenar y el rendimiento que ofrecen en función de su diseño y, sobre todo, de sus materiales.

En el mercado existen tres tipos básicos de batería en cuanto a sus materiales:

  • Baterías de plomo: Apenas se ven ya baterías de plomo en bicicletas eléctricas, porque son muy pesadas.
  • Baterías de níquel: Menos pesadas que las de plomo, pero tienen el inconveniente de que es necesario cargarlas y descargarlas al completo, porque tienen memoria y de lo contrario se ve reducida su duración. Apenas se usan.
  • Baterías de litio: Son las más usadas en la actualidad, prácticamente las únicas. Ligeras, más ecológicas, pequeñas y sin memoria.

La batería va a determinar la autonomía de la bicicleta eléctrica, que se mide en vatios por hora, y que depende de la tensión (voltios de la batería) y de la energía (amperios por hora) que es capaz de almacenar. Estos vatios por hora debemos ponerlos en relación con el tipo de terreno, la velocidad y el peso del ciclista para saber cuántos kilómetros vamos a poder realizar con la bicicleta eléctrica. Lo más habitual es que la distancia máxima recorrida sin recargar sea de unos 30 a 60 kilómetros, pero existen opciones en el mercado que permiten llegar hasta los 140 kilómetros hora, combinando baterías.

Al comprar componentes electrónicos para bicicletas debes tener en cuenta que las baterías pueden colocarse en un transportín, en una bolsa bajo el asiento o en una botella en el cuadro, en función del tipo de bicicleta o de las preferencias del ciclista.

Comprar kits para bicicletas eléctricas: controladores y sensores

El controlador de potencia de una bicicleta eléctrica se encarga de regular la energía de la batería que fluye hacia el motor. Es un componente electrónico para bicicleta fundamental. Algunos controladores incluyen un sistema de freno regenerativo.

Respecto a los sensores de pedaleo, existen dos tipos fundamentalmente.

  • El sensor de movimiento: que detecta el movimiento que se genera al pedalear y envía la señal al controlador para que alimente el motor.
  • El sensor de par: Se adapta a la potencia del pedaleo y regula la asistencia del motor. Por ejemplo, en descensos en los que apenas es necesario pedalear, hace que no intervenga el motor. Con este tipo de sensores se alarga la autonomía de la batería y además la sensación al pedalear es más parecida a la de las bicicletas convencionales. Requiere de algo más de esfuerzo.

Comprar kits de componentes electrónicos para bicicletas: cuestiones básicas que debes tener en cuenta

Éstas son las principales cuestiones que debes tener en cuenta al comprar kits de componentes electrónicos para bicicletas eléctricas:

  • Potencia: La potencia del motor está regulada en las bicicletas eléctricas. El máximo permitido es de 250W y la mayoría lo alcanzan. Sin embargo, existen grandes diferencias en lo que a potencia del motor se refiere, porque lo que está regulado es la potencia nominal, es decir, continuada. Sin embargo, la potencia de arranque puede duplicarse en algunos casos.
  • Velocidad: La velocidad máxima permitida para bicicletas eléctricas en España es de 25 kilómetros por hora.
  • Tensión: Existen baterías de 24 o de 36 voltios. La primera es más indicada para terrenos llanos y la segunda para terrenos elevados.
  • Autonomía: Dependerá de la tensión de la batería y la energía que es capaz de acumular, así como de la velocidad que alcancemos, el tipo de terreno y el peso del ciclista y de otros elementos que carguemos sobre la bicicleta. Aunque se mide en W/h, lo habitual es hablar de kilómetros. Generalmente, las bicicletas eléctricas oscilan entre los 30 y los 60 kilómetros de autonomía, aunque las hay que alcanzan los 140 con distintos sistemas.
  • Tipo de sensor: Como hemos explicado, existen diferencias notables entre los sensores de movimiento o de par.
  • Pantalla de control: La mayoría de las bicicletas eléctricas cuentan con una pantalla LCD que se coloca en el manillar y que permite conocer en todo momento el estado de la batería, para cargarla cuando sea necesario. También permite al ciclista regular el nivel de asistencia que desea por parte del motor, para ajustarlo a distintas circunstancias.
  • Acelerador: En realidad no es un componente electrónico para bicicleta eléctrica, porque colocar uno supone, de hecho, convertir tu bicicleta en un ciclomotor. Es decir, que podrás acelerar sin necesidad de pedalear.