En Ciclos Campuzano henos recopilado 8 ventajas por las cuales puede ser muy interesante comprar una bici eléctrica.

Ventajas de las bicis eléctricas

1. Toda la diversión, nada del sufrimiento

Con una buena bici eléctrica tú eliges si quieres hacer deporte, y cuánto. Puedes elegir poner el motor, o no, y puedes poner poco o mucho apoyo. Claro está: si no pedaleas, la bici no se mueve. Siempre estarás en movimiento. Pero no tienes que luchar con las cuestas o el viento si no quieres. ¡¡Sube las cuestas como si tuvieras el viento en popa!!

2. Te activas, pero no sudas

¿Que no puedes ir al trabajo en bici porque llegas sudando? Pues – la bici eléctrica te quita este problema. Puedes poner tu circulación en marcha y moverte al aire libre, pero no tienes que sudar, porque la bici hace el trabajo duro por ti.

3. No te da pereza ir en bici

Cuántas veces has pensado – “no me importa ir al trabajo en bici, pero luego la vuelta se me hace muy cuesta arriba”. Pues con la eléctrica la vuelta es relanjante. Sales del trabajo y empieza el ocio – allí mismo. El traslado se convierte en diversión y deporte – si quieres. ¡Fuera la pereza matutina!

4. Nunca más buscar aparcamiento

Todos lo conocemos: vas mal de tiempo, apenas llegas a tu destino – y te pasas “horas” buscando aparcamiento. Aparcas lejos y tienes que andar – y llegas tarde y estresado. Con la bici, ¡eso no te pasa! Aparcas en la misma puerta – eso sí: con un buen candado, o dos, para que luego también llegues a casa con la bici… Las ciudades cada vez habilitan más aparcamientos especiales para las bicicletas, y donde no los hay, búscate una farola, una barandilla, lo que sea, pero sin bloquear la vía de los transeúntes.

5. Llegas tan rápido como en coche (o más)

Un coche por ciudad no circula a más de 25 ó 30 km por hora de media por semáforos, congestión y atascos, coches mal aparcados y demás. En cambio, la velocidad con la bicicleta es homogénea – hay mucho menos parones y podemos mantener la dinámica. Al final, en un típico trayecto urbano de 5 – 15 min en coche, no tardamos más en la bici, sino muchas veces menos, y llegamos aireados y felices, en vez de estresados.

6. ¡¡¡No contaminas!!!

Casi debería ser el primer punto: con la bici no contaminas. La electricidad que consume una bici eléctrica es insignificante. Si solamente la mitad de los trayectos urbanos se realizaran en bici en vez de en coche, los problemas de contaminación en nuestras ciudades quedarían resueltos. Es cierto que las baterías de las bicis eléctricas no duran para siempre. Pero – ¡los coches también las tienen! Así que eso no es argumento.

7. No haces ruido

La contaminación no solo es ensuciar el aire. También es producir ruidos. Muchos problemas de salud están conectados al estrés causado por el ruido constante. No tienes que estar en Nueva York para percibir el zumbido constante del tráfico. Aunque no te des cuenta, eso te estresa. Las bicis son silenciosas.

8. No pagas

La bici te ayuda ahorrar. No pagas ni gasolina ni seguro, ni impuestos, ni tienes que pasar por ITV. El mantenimiento es mínimo, y el gasto de electricidad también. Y olvídate de las multas de tráfico o de haber aparcado mal. El transporte te sale prácticamente gratis, una vez que tienes la bici…

¿Qué bici eléctrica comprar?

En Ciclos Campuzano te aconsejamos. Tenemos bicis eléctricas urbanas y deportivas. Seguro que encuentras tu bici perfecta.